HOBOS

Desde hace más de cinco años, allá en 2009, en el corazón del barrio de San Ángel, justo frente a la Plaza San Jacinto nació el bar Hobos con la intención de ser un refugio para el jazz, el blues y el rock en la Ciudad de México. Durante este tiempo, Hobos se ha convertido en foro natural en donde la música y la cultura se manifiestan cada noche.

La atmosfera íntima que se genera en Hobos evoca los sitios donde los verdaderos hobos, esos vagabundos itinerantes que viajaban a través de Estados Unidos,  solían reunirse para expresar su frustración con el más puro blues. Entre buena música, un menú variado y una barra repleta de opciones y alternativas, nuestra intención es que cada uno de nuestros visitantes logren emprender un viaje a esos resquicios que la buena música siempre va dibujando en nuestros recuerdos y a los que siempre deseamos volver. Hobos es pues, un lugar al que les invitamos a regresar para encontrarse con sus memorias, con los grandes géneros musicales que han definido nuestra historia y con esas canciones, esas piezas musicales que insisten en brindarnos un refugio ante los retos y exigencias que todos enfrentamos.

Hacer coincidir en un mismo lugar a Miles Davis, John Coltrane, Muddy Waters, B.B. King, Janis Joplin, Billie Holiday, Jim Morrison, Bob Dylan y a una lista de grandiosos personajes, artistas genuinos, genios enloquecidos, intérpretes por amor y vocación, esa es nuestra vocación, nuestra misión y nuestro anhelo. Que ustedes encuentren en los diferentes grupos y propuestas que en el escenario se presentan un nuevo camino que los lleve al lugar en donde desean estar, esa es nuestro sueño.

Hobos está hecho por y para amantes de la música, de la buena cocina y también de la buena bebida. Hobos es un lugar que ahora se reinventa pero nunca olvida sus raíces y los motivos que impulsaron su surgimiento.

Que sus corazones se alimenten junto con los nuestros de la música que aquí se interpretará y que sea esta música la que pueda salvar nuestras almas, aunque sea por unas horas.

Bienvenidos a este refugio para los trotamundos que viajan buscando con vehemencia saciar la inagotable sed que provoca la nostalgia por aquello que a pesar de que se ha ido siempre seguirá con nosotros. Este es nuestro homenaje y templo a la música que vive y viaja siempre buscando sanar a esos espíritus dispuestos a creer en el inmenso poder sanador de una voz, de un acorde.